MELOCOTÓN, ROSA, MARRÓN... ¿CUÁL ES EL COLORETE MÁS FAVORECEDOR PARA TU TONO DE PIEL?

Si eres una amante del colorete, seguro que entiendes perfectamente por qué es tan importante encontrar un tono que te favorezca. Este producto tiene el poder de dar frescura y buen tono a nuestro rostro; es un básico que puede transformar por completo un maquillaje y darnos ese subidón que necesitamos por las mañanas para empezar el día con buena cara. Y todos son preciosos, pero no todos nos sientan igual de bien.

¿CÓMO ELEGIR EL TONO DE BLUSH?

En general, cuando nos maquillamos solemos buscar un resultado natural que realce la belleza de nuestros rasgos. Y este es el primer peligro a la hora de elegir el colorete porque al tratarse de un producto con color, si no elegimos el tono adecuado, llamará la atención por las razones equivocadas. Pero tranquila, el color de tu piel te servirá de guía para acertar; y el colorete en crema Cheek Heat, tu mejor aliado.

Colorete rosa: pieles claras

Si tu piel es blanca, es lógico pensar que lo tuyo son los colores claros, cercanos a los tonos pastel. Por ejemplo, el rosa. Aplícalo de menos a más, con cuidado, con las pieles tan claras es fácil excederse. Y si quieres más rubor, aplica un poco más.

Colorete melocotón o coral: pieles en tonos medios

Si no eres ni muy blanca ni muy morena, los tonos melocotón y coral te sentarán muy bien. Aportan color y frescura, pero al mismo tiempo son suaves y suben el tono de tu piel de manera natural. Si quieres un look total puedes aplicar Cheek Heat en tus párpados.

Colorete marrón o fucsia: pieles bronceadas

Las pieles morenas no combinan bien con los tonos demasiado suaves. El marrón y el rosa fucsia, por el contrario, aportan intensidad y darán un aspecto muy saludable a tu piel y dimensión a tu rostro. La clave está, como siempre, en difuminarlos bien para un resultado natural.

Colorete naranja o rojo: pieles oscuras

El mejor rubor para las pieles muy oscuras o bronceadas es, sin duda, un color muy pigmentado: por ejemplo, los rojos, naranjas o incluso morados. Estos coloretes pueden resultar demasiado fuertes en otros fototipos, pero las pieles más oscuras se ven altamente favorecidas. Estos tonos dan color y vitalidad a las mejillas, pero también puedes aplicarlo en el puente de la nariz, como si fuera efecto del sol, y en párpados y labios.

Ahora que ya sabes qué tonos de blush van mejor con tu tono de piel, asegúrate de tener tu Cheek Heat siempre a mano. Este colorete en crema tiene, además, un envase muy cómodo y es súper fácil de aplicar. ¿Rostro apagado? Unos toquecitos de colorete y buena cara al instante.

¡Ups! Parece que no has iniciado sesión. Or crea una cuenta.