Prebase de maquillaje, el mejor secreto de los profesionales del maquillaje

Seguramente ya has oído hablar de la prebase de maquillaje o primer, pero ¿sabes por qué se utiliza o para qué sirve? Los profesionales la aplican siempre que maquillan a alguien porque es un imprescindible para darle el acabado ideal a la piel: ¡la convierte en el lienzo perfecto para empezar a maquillar! Te contamos cómo funciona, los distintos tipos que hay y cuál le conviene más a tu piel. ¿Te animas a descubrirlo?



Por qué la prebase de maquillaje es tu mejor aliada

Al usarla estás preparando tu piel para recibir el maquillaje. Si aplicas el maquillaje directamente, sin la prebase, la piel puede absorber los componentes químicos que pueda tener el maquillaje. La prebase evita que esto suceda: ¡funciona como una protección para tu piel!

Otro motivo para usarla es que le da uniformidad a la piel. Una buena prebase de maquillaje reduce el tamaño de los poros y las líneas de expresión para que el maquillaje se vea liso y no se concentre en esas zonas irregulares de la piel. ¡Le dará naturalidad y suavidad a tu rostro! 

¿Necesitas más razones para usarla?

¡Tenemos más! Y es que funciona como fijador: resiste a la humedad que pueden provocar las temperaturas más altas, y permite que el maquillaje dure muchísimo más tiempo. Por eso, es un imprescindible para eventos de larga duración como bodas, bautizos, todo tipo de celebraciones, o días intensivos. ¡Tu maquillaje quedará intacto por horas!

¿Cómo se aplica la prebase de maquillaje?

¡El procedimiento es muy sencillo! Antes de aplicar la prebase de maquillaje es muy importante que tu piel esté super limpia e hidratada para que te dé el mejor resultado. Una vez hecho esto, aplica un poco de prebase en la frente, en tus pómulos y barbilla; no es necesario cubrir todo el rostro. Puedes extenderlo con una esponja húmeda, o con los dedos. ¡Su textura es cremosa, y se extiende con mucha facilidad! Si ves que tu piel lo requiere, puedes aplicar más capas. Nada complicado, ¿verdad?

Tipos de prebase de maquillaje que le van mejor a tu piel

Existen tres tipos distintos: una prebase iluminadora, una prebase hidratante y una para disminuir las rojeces del rostro. 

Si tu piel tiende a resecarse o estás en un ambiente cuyo clima es muy seco, te recomendamos que utilices una prebase hidratante. La prebase Master Primer minimizador de poros es ideal porque, además de darte la hidratación que necesitas, ayuda especialmente a reducir el tamaño de los poros, dándole a tu rostro el acabado porcelana.

Por otro lado, la prebase Master Primer iluminadora es una de las favoritas para darle un toque de luz a tu piel. Si sientes que tu piel está algo apagada, o si quieres darle un aspecto jovial, ¡esta es la mejor elección para ti! Esta prebase iluminadora se nota aún después de aplicar el maquillaje encima, ¡como si la luminosidad de tu piel no tuviera límites!

Una piel acnéica, grasa, o con tendencia a padecer granitos de vez en cuando necesita una prebase que ayude a disminuir esas rojeces de la piel. Para este tipo de pieles, la prebase de maquillaje ideal es la antirrojeces. ¡Tener esta en el neceser nunca está de más! Es importante estar prevenida de aquellos granitos inesperados.

¡Ya sabes todo lo que tienes que saber sobre la prebase! ¿Con cuál te quedas?



¡Ups! Parece que no has iniciado sesión. Or crea una cuenta.