¿Sabes qué es un primer y para qué se utiliza?

¿Qué es mejor: aplicar la base de maquillaje sobre una superficie con imperfecciones o sobre una piel lisa, suave y con los poros matizados? Te explicamos lo que es un primer para que entiendas cómo puede ayudarte a conseguir esa segunda opción que tan atractiva nos parece. ¡Y ahí no acaban sus ventajas!

Qué es una prebase de maquillaje

Los primer, también conocidos como prebase, son productos que se aplican antes del maquillaje para acondicionar la piel y dejarla preparada para la aplicación de la base. De esta manera no solo hay que utilizar menos cantidad de maquillaje, sino que, además, el resultado final es mucho más profesional.

Para qué sirve una prebase de maquillaje

Ahora que ya sabes a grandes rasgos qué es un primer, te explicamos sus principales funciones para que entiendas hasta qué punto es importante para mejorar tus looks. Existen prebases para dar la sensación de poros reducidos, para atenuar las imperfecciones, para aportar luminosidad o para controlar los brillos

 En función de tus necesidades concretas puedes decidir qué tipo de primer necesitas. Por ejemplo, el Master Prime cuenta con tres colores en función de tus necesidades concretas: blanco si buscas minimizar los poros, rojo si quieres un plus de luminosidad y verde si tienes rojeces y granitos que necesites disimular. ¡Y todo antes del maquillaje! El resultado final te dejará con la boca abierta (¡y el rostro perfecto!). 

Pero si hay una función de los primer que destaca sobre las demás es la de actuar como fijador de la base. De esta manera, los looks se mantienen durante mucho más tiempo en su lugar. De hecho, no solo existen primer de maquillaje para la cara, también los hay para las sombras de ojos o las pestañas. ¡Como lo lees! El objetivo es siempre el mismo: mantener durante el máximo tiempo posible los productos en el lugar en el que se aplicaron.

Cómo aplicar el primer

Es muy sencillo. Solo tienes que utilizar una pequeña cantidad de producto para crear una fina capa en algunos lugares clave. En la zona T y en la parte superior de las mejillas, es decir, las superficies en las que suelen generarse más brillos y que tienen los poros más dilatados, es casi imprescindible aplicar prebase. 

En las zonas del contorno de ojos y de labios la prebase viene genial para las pieles maduras. ¿Por qué? Muy sencillo: también ayuda a disimular las pequeñas arruguitas que suelen aparecer en estas partes tan expresivas del rostro.

Ahora que ya saber qué es un primer y cómo sacarle todo el partido para mejorar tus looks de maquillaje, ¡solo te queda ponerte manos a la obra! Te aseguramos que una vez que empieces a utilizarlo, ¡no sabrás cómo has podido vivir sin él hasta ahora!


¡Ups! Parece que no has iniciado sesión. Or crea una cuenta.