EL MAQUILLAJE PERFECTO PARA TUS NOCHES DE VERANO

Antes de maquillarnos solemos pensar en el plan, la ropa que vamos a llevar, el estado de ánimo que tenemos (o el que queremos) y también el momento del día, reservando normalmente los beauty looks más intensos para la noche. Miradas ahumadas, rojos de labios y contourings muy marcados suelen ser protagonistas de los maquillajes de noche pero, ¿todo el año? Aunque no lo creas, es importante tener presente si es verano o invierno ya que las características de cada estación tienen un efecto sobre nuestra piel.

En invierno es fundamental utilizar productos que hidraten y humecten nuestra piel ya que el frío puede dejarla más seca y sensible de lo normal. Por el contrario, en verano, con las altas temperaturas, nuestro rostro puede mostrarse más graso y brillante de lo normal, por lo que los productos matificantes y equilibrantes serían la mejor opción. ¡Sin olvidarnos del protector solar! un básico todo el año pero, sobre todo, en verano. Y ahora que ya tenemos esto claro, vamos a descubrir todas las claves para acertar con el maquillaje de noche en verano.

PASO A PASO

1. Preparar la piel

Como comentábamos, es imprescindible tener en cuenta como reacciona nuestra piel al calor. Y en este sentido, no es lo mismo el calor seco que el húmedo, así que tendrás que adaptar tu rutina al lugar en el que te encuentres. Si estás en un sitio de ambiente seco apuesta por primers hidratantes y/o iluminadores antes de aplicar el maquillaje. Si por el contrario estás en una zona de costa, con más humedad, las fórmulas ligeras y equilibrantes son la mejor opción. Esto también se aplica al contorno de ojos y no te olvides de hidratar bien tus labios.

2. Correctores de color

Aunque las bases de maquillaje cada vez cumplen más funciones -y nos encanta, la verdad-, también hay productos específicos para ayudarnos con ciertas “imperfecciones” como las ojeras o las rojeces. Nos referimos a los correctores de color y a su magia disimulando marcas y unificando el tono, entre otras cosas. Por nombrar algunos: el amarillo ilumina y ayuda con el morado de las ojeras; el naranja aclara zonas o marcas oscuras; y el verde contrarresta las venitas o rojeces. Aplícalo de manera localizada y, ahora sí, ¡vamos con el maquillaje!

3. La base de maquillaje

Del mismo modo que la ropa se vuelve más fina en verano, nuestro maquillaje también suele aligerarse durante estos meses. El objetivo es que nuestra piel respire y además ¿por qué no? que el bronceado y las pecas que el sol suele despertar en nuestro rostro formen parte de nuestro look estival. Así que ya lo sabes, bases de maquillaje de cobertura ligera, que controlen la producción de sebo o matifiquen. Y, para aplicarla, mejor los dedos o una esponjita mojada, a toquecitos, para utilizar solo la cantidad de producto que nuestra piel necesite.

4. Bye bye imperfecciones

¡Importante! Si tu piel está bronceada elige un corrector en un tono más oscuro que el que usas el resto del año. Aplica una pequeña cantidad bajo tus ojos (un puntito en la zona del lagrimal y otro donde terminan las pestañas), en los laterales de las aletas de la nariz y sobre el arco de cupido y fúndelo bien con tu piel. Si vas a aplicar sombras también puedes utilizarlo como primer.

5. Bronceado extra

Si no has tomado el sol, te dará un efecto sunkissed al instante. Pero no te excedas, basta con un poco en las zonas más altas de la cara para darle dimensión: frente, nariz, pómulos (llevándolo hacia la sien) y sobre el óvalo de la mandíbula. Y si quieres un poco de color, con un toque de rosa o melocotón en las mejillas es suficiente.

6. Mirada de infarto

- Apuesta por un clásico: el cat eye. No falla. Pero si quieres darle un aire diferente, elige liners de colores.

- Las sombras irisadas o con glitter te harás brillar más todavía. Extiéndelas de manera uniforme por todo el párpado o combina varios colores (el más clarito en la zona interior y el oscuro de la mitad hacia fuera).

- Este año triunfa la inspiración años 60 y 90, por ejemplo, las miradas monocolor en tonos pastel. Si quieres añadirles un punto más atrevido, incorpora un eyeliner gráfico del mismo color pero más oscuro y serás el centro de todas las miradas.

- No escatimes en máscara de pestañas bajo ningún concepto. Es más, si no tienes demasiado tiempo, este sería el imprescindible. Y si es resistente al agua como Lash Sensational Sky High Waterproof, ¡mejor!

7. Labios brillantes

Color, brillo ¡o las dos cosas! Toma nota: Lifter Gloss será tu labial imprescindible, solo o sobre otros labiales. Y el perfilador, su mejor compañero. Los mates solo en versión intensa, como los rojos o fucsias de Super Stay Matte Ink, súper duraderos y muy fáciles de aplicar gracias a su aplicador de flecha.

8. ¡Radiante!

No puedes salir de casa sin el toque de iluminador. Ya sabes: bajo el arco de las cejas; en las sienes; en la punta de la nariz y en la parte alta del puente; sobre los pómulos, desde la mitad hacia las sienes; y sobre el arco de Cupido (antes de maquillar tus labios) y en el centro del labio inferior, para darle más volumen.

9. Perfecta toda la noche

Si estás en una zona con mucha humedad, fija bien tu maquillaje antes de salir de casa con unos polvos translúcidos (frente, nariz, mejillas y barbilla) y un spray. Si puedes, llévatelos contigo o y retoca tu make up si es necesario.

Adapta este paso a paso a tu rutina habitual y llegarás a casa con tu maquillaje de noche intacto, a prueba de humedad y calor.

¡Ups! Parece que no has iniciado sesión. Or crea una cuenta.